Consejos para estudiar mejor

Por admin / hace 9 meses / 0 Comentarios ».

El hábito de estudiar cada vez se va deteriorando o va quedando en el olvido, la escuela o el instituto enseñan y evalúa, pero nunca habla acerca de las técnicas o estrategias para lograr estudiar mejor.

El más claro de los aspectos negativos es que se hace en muchas ocasiones por obligación, lo que supone una mayor carga psicológica, ansiedad, sumado a la dificultad en general que supone el aprenderse un contenido.

Para ser exitoso se debe poner en práctica un buen hábito de estudio, básicamente se debe saber estudiar y por esa razón tratamos en esta ocasión los mejores consejos para estudiar mejor.

Consejos útiles para mejorar las horas de estudio

Lo primero a tener en cuenta, es que la calidad del estudio no se relaciona con el tiempo, sino con la manera de distribuir el mismo de una manera más eficiente. Para lograr un buen habito y crear una mayor facilidad para el aprendizaje, ten en cuenta:

1. Recorta el tiempo de estudio en intervalos breves.

Las investigaciones acerca del rendimiento y los procesos de atención han demostrado que es mejor establecer un límite de tiempo bajo para cada sesión de estudio, de manera de poder dedicar toda la atención y controlar mejor los ratos de estudio.

En este aspecto lo ideal es establecer periodos de 30 minutos, en los cuales se observa una mayor capacidad para asimilar la información, mucho más efectivo que una ráfaga de información larga y tediosa.

2. Elaborar notas de resumen en hojas o cuadernos.

Aunque la técnica del subrayado es una técnica recomendada para estudiar, no siempre hay que confiarse de ella. Esto debido a que ayuda a resaltar lo importante pero no facilita la tarea de memorizar el texto, a menos que se repase varias veces.

Un método más efectivo es elaborar esquemas y resúmenes acerca de lo que se ha leído, lo cual obliga a reformular la información que se está estudiando de una forma distinta al texto original, creando combinaciones, juntando o separando trozos y estructurando la información en una forma que sea más sencilla para su comprensión.

3. Crea y establece tu propia rutina de estudio.

Crear un horario de estudio aunque pueda parecer algo tedioso y aburrido, ofrece una imagen de mayor pulcritud y madurez, lo cual trae buenos efectos al rendimiento de estudio.

Cuando se aborda el aprendizaje de una forma desorganizada por lo general se termina estudiando en horas de la noche, lo cual afecta al sueño y genera un mayor cansancio, además de dificultar la concentración.

También es bueno tener en cuenta que acostumbrarse a un horario permite dedicar un mayor tiempo a otros pasatiempos.

4. Prepara el material necesario para la jornada de estudio.

Tener a la mano todo lo necesario para estudiar ayuda a mantener la concentración, de modo que no haya necesidad de levantarse en ningún momento durante el rato de estudio. Además, asociar un conjunto de objetos al hábito de estudio, es una forma inteligente de entrar en la dinámica de aprendizaje con una mayor facilidad, solo es cuestión de tiempo.

5. Mantén alejadas las distracciones.

Nunca está de más recordar que las distracciones pueden dificultar el proceso de aprendizaje, además se encuentran de las formas más insospechadas y es importante identificarlas.

El Smartphone, la televisión, las redes sociales, el ordenador, cualquier videojuego, etc. Es necesario alejar todas estas distracciones, tan solo por ese rato de estudio. De esta manera no se correrá el riesgo de caer en la tentación una vez se esté estudiando.

6. Propón una unidad de estudio y establece recompensas.

Antes de comenzar a estudiar, se recomienda fijar un tema de estudio. Organizar la información y permanecer en esa categoría es una manera más organizada para crear un hábito inicial.

Iniciar la sesión de estudio con el pensamiento de pasar horas sentado en la lectura, solo crea desmotivación. Es por eso que se recomienda dar un toque de placer en los intervalos de estudios, por ejemplo; tomar un aperitivo, tomar un café, charlar un rato con los amigos, etc.

7. Evita memorizar de forma literal la información.

La mejor forma para optimizar el aprendizaje es relacionar los textos con las experiencias propias de vida, huyendo en todo momento de la memorización literal. Reformular la información con palabras propias, buscar ejemplos prácticos, entre otros métodos hará del aprendizaje un proceso más significativo. Este tipo de memorización de datos es más resistente al paso del tiempo.

8. Huye de la memorización lineal.

Aprenderse las líneas continuas no es un método efectivo para el estudio, por lo contrario, pensar en diferencias y similitudes, relaciones entre los textos y otros tipos de información pueden ser una herramienta muy útil en cualquier examen.

9. Intenta ser tutor de otras personas.

No todo el mundo sirve para ser tutor, pero en caso de tener la posibilidad y la capacidad, aprovechar de explicar con las palabras propias lo que se ha aprendido es un consejo muy valioso que aportara beneficios a ambas partes.

En primer lugar es una forma de repasar mentalmente todo el contenido que se ha estudiado, aprovechando el tiempo y asimilando mejor la información. Por otro lado, es una buena forma para autoevaluarse, detectar las fallas, algún contenido que se deba reforzar, entre otros.

10. Práctica con frecuencia y constancia.

Cuando se tiene disponibilidad de tiempo, la práctica y la constancia son dos factores fundamentales para adquirir un mejor hábito de estudio. Para muchos realizar cuestionarios o autoevaluarse puede resultar una pérdida de tiempo, pero la verdad es una buena inversión del tiempo de estudio, ya que permite identificar los fallos y empaparse aún más en la información. También se puede medir el progreso y sirve como motivación personal para mejorar cada vez más el rendimiento.

11. Por último, dale la debida importancia a las horas de sueño.

En muchas oportunidades es normal intentar memorizar toda la información a última hora, aunque pueda funcionar muchas veces, lo cierto es que se pierden horas de sueño, y se adoptan otros hábitos que terminan siendo dañinos como; la ingesta de bebidas energéticas y una mala alimentación. Todas estas conductas afectan de manera negativa al rendimiento.

Aplica estos consejos en tu rutina y de seguro que conseguirás aumentar tus calificaciones académicas. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consigue dinero para estudiar

Sabemos que la vida del estudiante es dura. Todos los días hay que ir a clase, estudiar, preparar trabajos, exámenes ...

Lo último de lo que necesita preocuparse un estudiante es por el dinero, por eso existen ciertas becas que pueden ayudaros a pasar el curso académico con más soltura, cubriendo todos los gastos típicos que podáis tener.

Os explicamos cómo acceder a la mayoría de las Becas destinadas a acabar estudios universitarios, de FP, etc, así como los pasos que debéis seguir para que todo os sea más sencillo. Esperamos que os ayude.